«Señor, enséñanos a orar»

«Cuando Jesús nos enseña el Padre Nuestro nos hace entrar en la paternidad de Dios y nos muestra el camino para entrar en un diálogo orante y directo con Él, a través del camino de la confianza filial. Es un diálogo entre el papá y su hijo, del hijo con su papá.» (Homilía de S.S. Francisco, 28 de julio de 2019).

«María escogió la mejor parte»

«En esta escena de María de Betania a los pies de Jesús, san Lucas muestra la actitud orante del creyente, que sabe cómo permanecer en la presencia del Maestro para escucharlo y estar en sintonía con Él. Se trata de hacer una parada durante el día, de recogerse en silencio, unos minutos, para dejar espacio al Señor que “pasa” y encontrar el valor de quedarse un poco “a solas” con Él, para volver luego, con serenidad y eficacia, a las cosas cotidianas. (Discurso de S.S. Francisco, 21 de julio de 2019).

«Anda y haz tu lo mismo»

«“Tomar consigo”, “tomar sobre sí” significa hacerse cargo de la historia del otro, darse tiempo para conocerlo sin etiquetarlo —cuidado con el pecado de etiquetar a la gente—, cargarlo sobre los hombros cuando está cansado o herido, como hace el buen samaritano. Esto se llama fraternidad, y es la segunda palabra que quiero decirles. La primera es paciencia y la segunda, fraternidad (Ángelus de S.S. Francisco, 27 de enero de 2019).

«Pónganse en camino»

«Dar la paz está en el centro de la misión de los discípulos de Cristo. Y este ofrecimiento está dirigido a todos los hombres y mujeres que esperan la paz en medio de las tragedias y la violencia de la historia humana»

«Ve y anuncia el Reino de Dios»

«El Señor nos pide que no respondamos según nuestros impulsos o como lo hacen los demás, sino como Él lo hace con nosotros. Nos pide que rompamos la cadena del “te quiero si tú me quieres; soy tu amigo si eres mi amigo; te ayudo si me ayudas”. No, compasión y misericordia para todos, porque Dios ve en cada uno a un hijo. No nos separa en buenos y malos, en amigos y enemigos. Somos nosotros los que lo hacemos, haciéndolo sufrir. Para Él todos somos hijos amados, que desea abrazar y perdonar.» (Homilía de S.S. Francisco, 10 de abril de 2022).

«El Mesías de Dios»

«Quien confiesa a Jesús sabe que no ha de dar sólo opiniones, sino la vida; sabe que no puede creer con tibieza, sino que está llamado a “arder” por amor; sabe que en la vida no puede conformarse con “vivir al día” o acomodarse en el bienestar, sino que tiene que correr el riesgo de ir mar adentro, renovando cada día el don de sí mismo. Quien confiesa a Jesús se comporta como Pedro y Pablo: lo sigue hasta el final; no hasta un cierto punto sino hasta el final, y lo sigue en su camino, no en nuestros caminos. Su camino es el camino de la vida nueva, de la alegría y de la resurrección, el camino que pasa también por la cruz y la persecución.»

«Santísima Trinidad»

«Dios mismo quiere estar presente en cada instante de nuestras vidas, apoyándonos, guiándonos, dándonos su consejo. Su infinito amor no puede ser expresado en pocas palabras, en unos pocos detalles o actos de amor; el amor de Dios tiene que fluir constante en todo momento, es una fuente que nunca se seca. De aquí que haya “aún muchas cosas por decir”, que en otras palabras significa que aún queda mucho amor para dar.»

«Pentecostés»

«Abramos el corazón a Cristo para que nos done esa paz que solo Él puede dar. Cristo ha vencido a la muerte y con ella todo sufrimiento y dolor, a través de su pasión. Esta buena nueva nos llena de alegría, porque confiar en el Señor nos da la gracia de superar cualquier dificultad, gracias a Él.»

«La paz les dejo,  mi paz les doy»

«La paz de  saber que, incluso en medio  de las mayores dificultades,  la victoria ya ha sido ganada,  ya somos hijos de Dios, y ya  nos aguarda la vida eterna. Amor y paz. Sí, amor que nos viene de Dios y nos prepara para recibir  la paz, que también viene de Él. Así pues, que no tiemble  nuestro corazón; antes bien, que siga creyendo en el Amor y esperando en la paz del Señor». 

 

«Ámense los unos a los otros como Yo los he amado»

«Han sido salvados por la misma sangre, son una única  familia, por tanto, acójanse mutuamente, ámense unos a otros,  cúrense las heridas recíprocamente. Sin sospechas, sin divisiones, sin habladurías, rumores o recelos. Hermanos y hermanas, hagan  “sínodo”, es decir, “caminen juntos”. Porque Dios está presente donde  reina el amor ». (Homilía de S.S. Francisco, 2 de abril de 2022).

 

«Mi Padre y Yo Somos Uno»

«La resurrección de Jesucristo será siempre el vivo recuerdo del amor de Dios por nosotros, el recuerdo perenne de que Él venció a la muerte, destino que tendríamos si el pecado continuase encadenado a nosotros… con Cristo, nuestras
únicas cadenas son las del amor..»

«Sígueme»

«En estos días  pascuales,  reconozcamos y  reencontrémonos  con el Señor, con  su misericordia. Digámosle que quizás no somos capaces de  amarle como lo merece, pero queremos hacerlo con mayor intensidad para sanar nuestras debilidades y, con su gracia, a través de nuestro  testimonio,  muchos otros puedan tener la  experiencia de  conocer a Cristo.»

«Hemos visto al Señor»

«Sólo si acogemos el amor de Dios podremos dar algo nuevo al mundo. Así, misericordiados, los discípulos  se volvieron misericordiosos. (Homilía de S.S. Francisco, 11 de abril de 2021)

«La Resurrección de Cristo»

«El pecado envejece el corazón, siempre. Te hace un corazón duro, viejo,  cansado. El pecado cansa el corazón y perdemos un poco la fe en Cristo  Resucitado.» (Homilía de S.S. 15 de abril de 2018)

«La Pasión de Cristo»

«Y, a lo largo del vía crucis cotidiano, nos encontramos con los rostros de tantos hermanos y hermanas en dificultad: no pasemos de largo, dejemos que nuestro corazón se mueva a compasión y acerquémonos. En este momento, como el Cirineo, podemos pensar: “¿Por qué justamente yo?”. Pero luego descubriremos el don que, sin merecerlo, se nos ha concedido.» (Homilía de S.S. 28 de marzo de 2021)

«Vete y no vuelvas a pecar»

«Esta es la mayor certeza que podemos tener en esta vida, a todo pecador arrepentido la sentencia de Dios será el amor

«Padre, he pecado contra el cielo y contra ti»

«En el arte de ascender, la victoria no está en no caer, sino en no permanecer caído. No permanecer caído…»  (Homilía de S.S. Francisco, 26 de enero de 2019).

«Árbol que no da fruto es cortado»

«En esta Cuaresma descubramos el valor y el sentido de nuestra vida.Que el llamado a la conversión sea un llamado a dar fruto y
no solo a cambiar.
»

«Este es mi Hijo amado, escúchenlo»

«Estamos llamados a vivir el encuentro con Cristo para que, iluminados por su  luz, podamos llevarla y hacerla brillar en todas partes.»

«No solo de pan vive el hombre»

«Ante la fatiga, hasta la tentación más insignificante se nos presenta como una verdadera prueba. Dios la permite para que nos purifiquemos, pues cuando el desaliento y el cansancio nos invaden, tan solo las convicciones más profundas permanecen.»

«La boca habla de lo que está lleno el corazón»

«El Evangelio de hoy invita a que cada uno entre en la intimidad de su corazón y vea lo que hay en él, pues cuando se realizan juicios contra los demás, en realidad se está juzgando el propio comportamiento, el cual se pretende ocultar con aires de superioridad.»

«Amen a sus enemigos»

«El Señor extiende su mano: es un gesto gratuito, no obligado. Así es como se hace. No estamos llamados a hacer el bien solo a los que nos aman. Corresponder es normal, pero Jesús pide ir más lejos: dar a los que no tienen con qué devolver, es decir, amar gratuitamente.» (Homilía de S.S. Francisco, 18 de noviembre de 2018).

«Su  recompensa será  grande en el cielo»

«Los laicos están en primera línea de la vida de la Iglesia. Necesitamos  su testimonio sobre la verdad del Evangelio y su ejemplo al expresar  su fe con la práctica de la solidaridad» (Homilía de S.S. Francisco, mayo de 2018).

«No temas; desde
ahora serás pescador de hombres»

«Pedro es el hombre que acoge decidido la invitación de Jesús, que lo deja todo y lo sigue, para transformarse en nuevo pescador, cuya misión consiste en llevar a sus hermanos al Reino de Dios, donde la vida se hace plena y feliz.»(Homilía de S.S. Francisco, 7 de septiembre de 2017).

«El espíritu del Señor está sobre mí»

«Estamos en el Año de Gracia del Señor. Es la mismísima Trinidad actuando en la historia, iluminándola para hacer posible nuestra Salvación. A eso se refieren las Escrituras. Y es esto lo que nos dice el Señor que se ha cumplido.»

«Hagan lo que Él les diga»

«el servicio más grande que podemos hacer al prójimo: con nuestra oración y nuestras obras llevarlos a Jesús.»

«Tú eres mi Hijo, el  predilecto»

«Dios nos mira con misericordia y nos  recuerda que Él tiene un plan diseñado a nuestra medida  según su corazón. Somos hijos de Dios.Eso es precisamente lo que Cristo nos alcanzó al cargar nuestros pecados y clavarlos con Él en la cruz: la filiación divina.»

«¿Dónde está el rey de los judíos que acaba de nacer?.»

«Jesús, ayúdame a mirar como Tú miras y a grabar  en mi corazón con letras de fuego mi identidad  más verdadera y profunda: Soy TU hijo y me amas.»

«Su madre conservaba en su corazón todas  aquellas cosas.»

El Niño Jesús tenía bien clara su misión, de ahí que le dice a  su Madre cuando le interroga: ¿Por qué me andan  buscando? ¿No sabían que yo debía estar en la casa de mi  Padre?. Nos ponemos en manos de la Virgen  María, que guardaba todo en su corazón, para que  nos conceda la gracia de poder llevar a término nuestra misión-vocación.

«¡Bendito el fruto de tu vientre!»

«El mensaje del Evangelio es fuente de gozo: “Les he dicho estas cosas para que mi alegría esté en ustedes, y esa alegría sea plena”. Una alegría que se  contagia de generación en generación y de la cual somos herederos. Porque somos cristianos.» (S.S. Francisco, 18 de enero de 2018)

«Dichosa tú, que has creído»

¡Hoy tenemos el testimonio guadalupano!  Esta transmisión del amor nos viene compartido por la Morenita en tres momentos:

Primero: Rogó al Padre para venir desde el cielo a nuestro auxilio.

Segundo: Visitó nuestro pueblo y nos presentó a su Hijo.

Tercero: Se quedó con nosotros para poder tocar a la puerta de todos los
corazones afligidos.

«Mi alma glorifica al Señor»

«No esperemos una  oportunidad especial,  todos los días son una  oportunidad que Dios nos  regala para ser sus  discípulos misioneros,  ser verdaderos testigos  del amor en medio del  mundo, con nuestra coherencia de vida, llevando  misericordia, llevando la alegría del Evangelio

«¡La libertad  está cerca!»

«Libres seremos pronto  de levantar las banderas  de la fraternidad, de la verdad, del amor, de la paz y  de la justicia; libres para caminar en santidad; libres para alcanzar la felicidad en plenitud

«Mi Reino  no es de aquí»

«El Reino de Dios se fundamenta sobre el amor y se radica en los  corazones, ofreciendo a quien lo acoge paz, libertad y plenitud de vida.  Todos nosotros queremos paz, queremos libertad, queremos plenitud. ¿Cómo se consigue? Basta con que dejes que el amor de Dios se radique en  el corazón y tendrás paz, libertad y tendrás plenitud. Jesús hoy nos pide que  dejemos que Él se convierta en nuestro rey.» (Homilía de S.S. Francisco, 29 de noviembre de 2020).

«Nadie conoce el día  ni la hora»

«Así como antes de nacer nos esperaban  quienes nos amaban, ahora nos espera el Amor mismo. Y si nos esperan en  el Cielo, ¿por qué vivir con pretensiones terrenales? ¿Por qué agobiarse por  alcanzar un poco de dinero, fama, éxito, todas cosas efímeras? ¿Por qué  perder el tiempo quejándose de la noche mientras nos espera la luz del día?.» (Homilía de S.S. Francisco, 29 de noviembre de 2020).

«Ha echado  todo lo que tenía para  vivir»

«Pongamos en manos de nuestro Padre del cielo toda  nuestra vida; miremos al pasado con gratitud, el presente con alegría y el futuro con esperanza,  esas tres palabras que deben marcar nuestro día a día.»

“¡Ánimo! Levántate, porque él te llama”.

«Más fuerte que cualquier argumento en contra, en el corazón de un hombre hay una voz que invoca. Todos tenemos esta voz dentro. Una voz que brota espontáneamente, sin que nadie la mande, una voz que se interroga sobre el sentido de nuestro camino aquí abajo, especialmente cuando nos encontramos en la oscuridad: ¡Jesús, ten compasión de mí!. Hermosa oración»

“El que quiera ser el primero, sea el servidor de todos”.

«Servir significa  cuidar la fragilidad,  en nuestra familia,  en nuestra  comunidad y en  nuestra sociedad»

“Ven y sígueme”.

«El abandonarse en Dios es sencillo, pero no es fácil. La cima es muy alta y no se sabe dónde se caerá. La libertad escoge quedarse y no lanzarse hacia el amor. Este abandono en Ti no lo puedo hacer sin Ti; es imposible para mí. Llévame de la mano, Señor.»

“Recibir el reino de Dios como un niño.

«Señor, acoge a todos tus hijos que no hemos sabido cómo amar realmente y que muchas veces queremos juzgar, en el amor, a aquellos que más amor necesitan.»

Page 1 of 3